martes, 29 de marzo de 2016

Entrevista con Fernando Gamboa

«Quizá la raíz del “problema” es que aprendí a leer muy pronto, y descubrí las novelas ilustradas de Julio Verne y Emilio Salgari mientras el resto de niños aprendía a juntar la A con la E en el colegio. Luego, todo lo que ha venido a continuación, creo yo que ha sido hasta cierto punto inevitable; Viajar, leer, escribir, y vivir con la cabeza en las nubes y el corazón desbocado.»



—Hola, Fernando. Me alegra mucho que hayas querido participar en este loco experimento en el que escritores de todo género y color se lanzan contestar a mi cuestionario Proust. Antes de empezar con las preguntas de verdad, contéstame a esta pregunta telecinco. ¿Cómo se consigue ser uno de los autores más vendidos de Amazon y caerle bien a todo el mundo? 

—Jajaja No creo que le caiga bien a todo el mundo, qué va. De hecho, la diplomacia no se encuentra entre mis virtudes, y cuando me apasiono por una causa o una idea no me privo de decirla en voz alta sin preocuparme demasiado de las consecuencias o las ofensas inadvertidas. Me conformo con estar a la altura de los amigos que tengo y de los nuevos que voy haciendo por el camino, incluidos todos los lectores que han decidido acompañarme en alguna de mis aventuras y que, desde ese momento, pasan a convertirse en compañeros de viaje. .

—Tienes una buena filosofía de vida y una excelente legión de amigos lectores. Algo estarás haciendo bien. Bueno, no hagamos esperar más a tu audiencia que seguro que están deseando saber lo que opinas de Pablo Iglesias y de Albert Rivera. Lo digo siempre, aunque nadie me haga caso: respuestas cortas, claras y contundentes. .

1. ¿Qué rasgo de tu personalidad como escritor destacarías?
Muy crítico con todo lo que hago. Rara vez quedo satisfecho —como escritor, ojo ;)

2. ¿Qué cualidad esperas de un escritor o escritora?
Imaginación. Que me sorprenda y me lleve a lugares que desconozco.

3. ¿Qué esperas de tus amigos cuando les das a leer un manuscrito?
Honestidad absoluta y crítica despiadada (esto último en privado, a ser posible).

4. ¿Cuál crees que es tu principal defecto a la hora de escribir?
Soy lento de cojones y con la capacidad de concentración de un berberecho. Y ahora que lo pienso… sospecho que ambas cosas están relacionadas.

5. ¿Cuál es tu ocupación favorita?
Leer, ir al cine, viajar y jugar a médicos. No necesariamente por ese orden.

6. ¿Cuál es tu sueño de felicidad?
Poder contestar a estas entrevistas mientras estoy en una islita del Pacífico a la luz de la luna, escuchando el rumor de las olas besando una playa de arena blanca. Justo lo que estoy haciendo ahora.

7. Si pudieras ser otra persona ¿quién te gustaría ser?
Ironman. O en su defecto, Elon Musk, que es casi mejor (si no sabéis quién es, buscadlo).


8. ¿Dónde te gustaría vivir?
Jajaja! Eso me pregunta mi madre desde hace 25 años, pero aún no me he decidido. El mundo es demasiado grande y lleno de oportunidades como para quedarse en un solo sitio ¿Por qué elegir?.

9. ¿Cuál es tu lugar favorito para escribir?
Me inspiro mucho en los cafés, que es donde suelo pergeñar los argumentos. Para darle a la tecla, en cambio, necesito silencio casi absoluto en plan monacal (ya sabes, tengo la concentración de un berberecho).

10. Tus novelas favoritas son:
Joder, muchísimas. Las clásicas de Julio Verne como; Cinco semanas en globo o 20.000 leguas de viaje submarino, son quizás las que más me han marcado.

11. Esas novelas que no pudiste terminar por…
Porque me aburría soberanamente. Son contadas, pero no voy a decir cuales, por supuesto.

12. Tu héroe o heroína de ficción
Indiana Jones, obviamente.


13. Tu pintor favorito
Dos: Sorolla y Gauguin, por diferentes razones.

14. Tu compositor favorito
También dos: Vivaldi y George Michael, fíjate tú.

15. El escritor o escritora que más admiras.
Otra vez dos: Julio Verne y Gabo.

16. ¿Qué talento natural te gustaría poseer?
¿Volar como Superman cuenta como talento natural?.

17. ¿Qué le pides a la literatura?
Que las musas no me abandonen.

18. ¿En qué momento considerarías que has triunfado en la vida?
Personalmente, cada día que estoy de una pieza lo veo como un triunfo. Todo lo demás es accesorio.

19. ¿Cómo crees que será tu vejez?
No me he parado a pensar en qué país estaré la semana que viene, así que lo que será de mi dentro de veinte años… imagina. En realidad, me sorprendería mucho llegar a viejo, la verdad.


20. ¿Cómo desearías morir?
Luchando con un dragón dentro de un volcán en erupción mientras trato de rescatar a una hermosa princesa rebelde que lucha contra el Imperio Galáctico. Algo sencillito..

21. ¿Cuál es tu lema?
CARPE DIEM. No podría ser otro.

—Muy interesantes tus respuestas. No me esperaba tu debilidad por la realeza, qué se le va a hacer (y encima de Princesa, hermosa, pues vas a tener que buscar en otro reino. Lo del dragón lo veo más factible). Ahora háblanos de tus proyectos, véndenos tus novelas.

—Soy un pésimo vendedor y, además me parece que hay otros muchos autores que escriben libros maravillosos y que recomendaría antes que los míos (¿ves como soy un pésimo vendedor?). Lo único que se me ocurre decir a mi favor, es que me dejo la vida tratando de escribir las mejores historias que soy capaz de imaginar, y mi único propósito es hacer felices a los lectores.

—Muchas gracias por pasarte por aquí, siempre es un placer charlar contigo. Te deseo... bueno, no te deseo éxito que de eso tienes un montón, te deseo que seas muy feliz allá dónde vayas.  

—Mil gracias por la entrevista, y un fuerte abrazo para ti y para todos los que os habéis tragado mis tonterías. Espero no haberos quitado las ganas de leer mis libros :)



viernes, 26 de febrero de 2016

Cómo superé la página en blanco

Si eres escritor pon atención en lo que te voy a decir a continuación. Es una máxima que no deberás olvidar nunca. No importa si quien ha llamado a tu puerta es una editorial grande, pequeña o adosada. Vale para todas. 

Si en algo estimas tu salud mental


firmes un contrato para una novela, que aún no has escrito, en el que haya impresa una fecha de entrega. 



O sí, tú mism@.

Yo no lo había hecho antes. Todos mis contratos editoriales eran sobre novelas ya escritas.

Hasta ahora.

Lo sabrás enseguida. Es como si un enorme nubarrón cubriese el trozo de cielo, justo y medido, que ves desde tu ventana mientras escribes. En mi caso cuando escribo veo una pared con dos cuadros muy bonitos, pero nada de cielo; estoy escribiendo metafóricamente, tú ya me entiendes.


La cuestión es que cuando me senté frente al ordenador y abrí el nuevo proyecto de Scrivener, la hoja en blanco me miró y se me cayeron los palos del sombrajo. 

¡Por primera vez en mi vida me enfrentaba al temidísimo y manidísimo síndrome del folio en blanco!


—¡Pero qué he hecho! ¡¿Por qué?! ¡Jamás volveré a escribir una línea! ¡Ada morirá de aburrimiento esperando su transformación! ¡Mi hija se irá de casa y no volverá a hablarme por dejarla con esta incertidumbre! ¡Ediciones B me llevará a los tribunales!

Horrible, os lo juro, horrible, horrible. 

Pido perdón por mi incomprensión a todos aquellos escritores a los que leí explicar su experiencia con la página en blanco. Les leía y me sentía como cuando escucho a mi marido hablar de bicis; a mí es que todas me parecen iguales.

Y supongo que ahora os tengo esperando el desenlace, la receta mágica contra ese maldito bloqueo del escritor.

Sí, lo he superado y aunque ha sido una experiencia dolorosa reconozco que también ha sido muy aleccionadora. He experimentado, una vez más, que la mayoría de las trabas que nos encontramos en la vida nos las ponemos nosotros mismos.


La historia que quería contar siempre ha estado en mi cabeza, el problema era que estaba tan preocupada con no fallar que me estaba empujando exactamente hacia ese destino. 

Mi lector 00, el primero que lee todo lo que escribo, se sentó conmigo y me dijo: explícame la novela, todo lo que tienes en la cabeza, lo que quieres contar, lo que quieres que ocurra... 

Aquello le destripaba la sorpresa por completo, pero es que él es así de generoso. Recité toda la trama tal y como la tenía en mi cabeza, sin detalles ni florituras, eso vendría después, pero el escenario se fue levantando ante mis ojos y cada uno de los actores se colocó en posición de declamar su mejor texto.


Puedes hablar con alguien, grabarte con un micrófono o en vídeo, la cuestión es que digas en voz alta aquello que quieres contar. Después solo será cuestión de sentarte y teclear en el ordenador con la mente puesta en lo que has narrado.

Así que ya sabes, yo creo que esto sirve para cualquier cosa que hagas en la vida, seas escritor o no:

Si te dices que no podrás con algo, será muy difícil que hagas algo que te contradiga.






martes, 16 de febrero de 2016

Scrivener Vs Word

Manuscrito de Voynich
Los que me conocéis sabéis que hace un año que me pasé a Scrivener.

Después de muchos años escribiendo y trabajando con Word, una potente herramienta de trabajo para todo aquel que necesite un procesador de textos, decidí probar a escribir mis novelas con esa maravilla para escritores llamada Scrivener.

He de decirte que ha sido un año productivo, intenso y de mucho aprendizaje.

Si estás pensando en cambiarte a Scrivener hay unas cuantas cosas que deberías saber.

Como todo en esta vida, Scrivener tiene cosas buenas y cosas malas y es conveniente conocerlas todas antes de decidirse a cambiar. Pero yo solo te hablaré de tres, no es cuestión de asustar a nadie.

Cifrado Copiale

3 motivos para NO cambiarte a Scrivener.



Esto es como lo del ying y el yang, pros y contras... Ya sabes, una recopilación de cada uno cuenta la feria según le va con sus porqués y motivos varios. Aquí van los míos.


1. No es nada, nada, NADA intuitivo.


No, hij@, si esperas descubrir las cosas por lógica, desiste, la lógica es una palabra a redefinir en este caso. Supongo que también tiene mucha culpa el haber trabajado durante mucho tiempo con Word y haber interiorizado su manera de hacer, pero el simple hecho de cambiar la letra a tu novela y que mantenga ese estilo en cada capítulo supone al principio un buen rato perdido.


2. Su corrector es una KK.


Podríamos decir que es casi inexistente si lo comparamos con el de Word. ¡Las veces que me llegué a quejar del corrector de Word! No sabía lo que decía.

Eso sí, se empeña en ponerte mayúsculas después de cada guión largo, porque no reconoce los verbos declarativos o verbos "dicendi". Exceptuando el "dijo" todo te lo pone en mayúsculas, así que o quitas la opción de que corrija la primera letra mayúscula al principio de frase o luego tendrás que revisar tooooodos los diálogos.


3. Puedes perder mucho tiempo con fotitos y pijadas diversas.


Si sigues al dedillo su estructura de creación de una novela, serás muy técnico, pero perderás muchísimo tiempo en cosas que no importan y que pueden despistarte de lo verdaderamente necesario: escribir.

Corres el riesgo, además,  de encorsetar demasiado el proceso de crear. Véase: sinopsis en cada capítulo, ficha de personajes con fotito incluida, ficha de lugares que aparecen en la novela...


Pero como todas las monedas tienen dos caras, vamos ahora a por la más lustrosa y brillante.

Antiguo manuscrito

3 razones por las que SI deberías cambiarte a Scrivener



Es un procesador de textos, no contiene la inspiración, pero si damos por supuesto que esa ya la tienes podrían resultarte útiles algunas cosillas.


1. Estructura por capítulos.


Puede parecer una tontería, pero no lo es. Dentro de unos límites la estructura es importante, la visualización de la misma, también. Tienes una barra lateral en la que puedes ver los capítulos de tu novela y trabajar en cada uno de ellos de manera independiente. A la hora de organizarte puede ser muy útil si tiendes a ser caótico en tu ejecución, y práctico si no lo eres.

2. Vigila lo que trabajas.


Sí, ya sé que te gusta ser libre como un pájaro y que no soportas que te pregunten cuántas palabras tiene tu novela ni cuánto has trabajado hoy. Pero, ahora que estamos tú y yo sol@s reconoce que muchas veces te sientas a escribir y se te van las horas en Facebook, Twitter e Instagram...

Los escritores somos almas volubles, necesitamos un poco de ayuda a la hora de centrarnos a trabajar. El estipularte un proyecto con sus correspondientes metas a largo y a corto plazo puede ser muy útil y Scrivener te ayuda con eso.

3. La compilación de todas las compilaciones.


Y con esto llegamos al punto más alto de Scrivener. A la torre del Homenaje: La compilación.

Ese momento trágico-técnico en el que necesitamos convertir esa historia que llevamos un año escribiendo en algo legible en un lector de ebooks, Kindle, iPad o la marca que más os guste.

O convertirlo en un borrador para su corrección.

O en un manuscrito para editorial.

Vamos, en lo que os plazca porque Scrivener le da la forma y el color que gustéis. Y eso, mis querid@s amig@s, no tiene comparación posible con ningún otro procesador de textos. Lo siento, pero es así.

Así que, a pesar de los quebraderos de cabeza que me ha dado el programita y las horas que he perdido con menudencias, reconozco que me gusta Scrivener y voy a seguir utilizándolo.

Eso sí, combinándolo con Word, que son muchos años juntos y no me resigno a olvidarlo.

Manuscrito de Jane Austen
¿Y tú cómo escribes?
No me digas que a lápiz.
Algún día os hablaré de mis libretas.



lunes, 5 de octubre de 2015

Homenaje a los Lectores 0

El mes de septiembre lo he pasado subida en una montaña rusa emocional.


Ha habido de todo. He acabado una relación profesional que no me aportaba nada, he recibido el contrato para la publicación de mi saga por Ediciones B, y mantuve una conversación con una escritora de altura, que me animó un montón y me dio muy buenos consejos. Gracias, Dolores.


Uno de esos consejos fue que me buscase un grupo reducido de lectores 0. Lectores que conociesen mi forma de escribir, a los que les gustase mi estilo. Pero la condición más importante era que fuesen sinceros.

Medité durante un par de días para encontrar a las personas idóneas e hice una selección mental. Estaba convencida de que alguno de ellos me diría que no. Pero me equivoqué, todos aceptaron.


Ha resultado ser una de las mejores experiencias de mi vida como escritora. Una de las más enriquecedoras, sin duda. Ver la impresión que causaba mi nueva novela en ellos "en tiempo real" como dirían en las noticias, me ha enseñado mucho sobre mí y sobre mis letras.


No voy a desvelar la identidad de ninguna de las personas involucradas, pero desde aquí mi homenaje para ellas. El cariño ya lo tenían. 

El primero es un lector empedernido, crítico ácido y sin compasión. Nada sensiblero y muy exigente. No le importa dormir en el sofá si es en aras de la buena literatura. Veredicto: En tu línea. Unos excelentes personajes.


La segunda tiene 19 años. Lectora cuando los estudios se lo permiten. Sensible y con tendencia a encariñarse con los personajes si la novela le gusta. Veredicto: ¡No quería que se acabaseeeee!

La tercera es una mujer de armas tomar. Pura fuerza y autenticidad. Sincera hasta el tuétano. Lectora experta y exigente que pone el corazón en todo lo que hace (la generosidad la lleva en la sangre). Veredicto: Nena, has escrito un novelón. Y de aquí sale otra novela.



La cuarta es una mujer de cine. Una lectora sensible y detallista, que no ha dejado escapar ni una mota de polvo en ninguna de las páginas de su lector digital. Veredicto: Me gustaría que estuvieras aquí para poder abrazarte y darte las gracias por todos los momentos que he disfrutado leyendo tu libro.  


La número cinco es una reseñadora extraordinaria. Alguien que parece meterse los libros en vena. Lee rápido y ha sido certera como un cirujano al diseccionar la novela. Sus zapatos harían un buen papel en mi historia. Veredicto: Es una novela de personajes. Marca de la autora. Tienes un buen producto entre manos.


La sexta es una lectora muy especial a la que conocí gracias a Nela. Es generosa y muy entregada. Sus "testamentos" sobre la novela me han sido de gran ayuda y me han dado una visión original de los comportamientos de mis personajes. Veredicto: Una historia maravillosa.


La séptima es una bloguera que ayuda en todo lo que puede a los autores a los que conoce sin pedirles nada a cambio. Es una lectora voraz, muy intuitiva y perspicaz. Veredicto: Has conseguido dotarla de mucha sensibilidad y ternura. Todos los personajes acaban robándote el corazón.


¿Qué más se puede pedir? Me siento enormemente agradecida y muy afortunada. Hemos revisado la novela junt@s, cada un@ aportando su granito de arena al conjunto, dándome una visión del mundo que yo había creado. Detalles que me han emocionado hasta las lágrimas. Me han hecho reír y también estrujarme el cerebro con sus análisis de las situaciones y los personajes.

Ell@s han elegido su avatar lector y yo también elijo el mío.



¡Felices lecturas!





martes, 22 de septiembre de 2015

Estoy segura de que me vuelvo loca de nuevo...


"La vida misma, cada momento de ella, cada gota de ella, aquí en este instante, ahora, en el Sol, en Regent's Park, fue suficiente, de hecho, demasiado." (La señora Dalloway).

En el cielo brillaba un Sol intenso, que iluminaba el camino que llevaba al río Ouse. Pero hacía frío. Su paso era decidido, ya lo había intentado antes, pero el instinto de supervivencia le había vencido siempre en el momento crítico.

Ahora no fallaría.
Cargó en sus bolsillos las piedras de la victoria, una por cada vez que lo había pensado.

Sobre la mesa quedó la carta para Leonard:


"Querido:
Estoy segura de que me vuelvo loca de nuevo. Creo que no puedo pasar por otra de esas espantosas temporadas. Esta vez no voy a recuperarme. Empiezo a oír voces y no puedo concentrarme. Así que estoy haciendo lo que me parece mejor. Me has dado la mayor felicidad posible. Has sido en todos los aspectos todo lo que se puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que esta terrible enfermedad apareció. No puedo luchar más. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y sé que lo harás. Verás que ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirte que… Todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera haberme salvado, habrías sido tú. No me queda nada excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir destrozando tu vida por más tiempo.
No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que lo hemos sido nosotros
V."


Adeline Virginia Stephen, nació en Londres el 25 de enero de 1882. Hija del escritor Sir Leslie Stephen y de su segunda esposa, Julia Prinsep Jackson, tuvo tres hermanos, Vanessa, Thoby y Adrian y cuatro medio hermanos, Laura, George, Stella y Gerald, de anteriores matrimonios de sus padres.

En el seno familiar se gestan los trazos fundamentales de nuestro carácter y, al parecer, a partir de la muerte de su madre, cuando Virginia contaba 13 años, sufrió abusos por parte de su hermanastro, George, que podrían ser la raíz de sus problemas mentales futuros. En muchos casos, estas víctimas guardan en secreto los ataques recibidos y, aunque algunos de sus biógrafos tuvieron conocimiento de estos hechos y una de sus hermanas aseguró haber sufrido las mismas agresiones, Virginia solo llegó a insinuarlo veladamente en su obra A Sketch of the Past, por lo que no podemos asegurar qué ocurrió realmente.

"La sensación -afirmaba- de que la primera hora de cada mañana es algo tan dulce y calmo como el suave golpe de una ola, unida al presentimiento casi permanente de que algo horroroso está siempre a punto de ocurrir." (Las olas)
En el ámbito intelectual su casa era visitada asiduamente por escritores, filósofos, poetas y artistas de la época y ese ambiente generó en ella un apasionado amor por la cultura, en especial por la literatura. Su educación fue, en lo básico, como la de cualquier jovencita de la época, pero con el aderezo de aquellos ilustres visitantes. Las enseñanzas de su padre y la enorme y fascinante biblioteca que éste poseía y que ella devoró con la absoluta seguridad de que para poder escribir es necesario leer mucho, pusieron el colofón a su formación. A pesar de ello, siempre consideró su preparación insuficiente ya que creía que la educación de las hijas era siempre sacrificada al interés de los varones de la familia.

En 1904 muere su padre y con él pierde el interés por seguir viviendo e intenta suicidarse, esta vez ingiriendo somníferos. Después de esto, se fue a vivir con sus hermanos Thoby, Vanessa y Adrian al barrio de Bloomsbury.

Allí, los hermanos crearon el Grupo de Bloomsbury, junto a intelectuales que Thoby conoció en el Trinity College de Cambridge: Clive Bell, Leonard Woolf, E.M. Foster, Lytton Strachey y Roger Fry. 

Por aquel entonces Virginia ya escribía de manera compulsiva y los que la conocían opinaban que no podía vivir sin escribir. Esa era una de las tragedias de la escritora: si no escribía no era feliz, pero escribir le producía una profunda ansiedad. 

En 1906 Thoby murió y esa pérdida contribuyó a alimentar su cotidiana tristeza. 

En 1912 Leonard Woolf le pide que se case con él y, a pesar de las dudas, Virginia acepta a "ese judío sin un penique". 

Leonard fue una persona comprensiva y paciente que estuvo a su lado hasta el último momento. Fundó la editorial Hogarth Press que editó la obra completa de Virginia y otros escritores como T.S.Eliot.

Para Virginia el argumento sobrepasa a los propios personajes, y su estilo de escritura resulta novedoso para la época. Sus historias buscan la conciencia de los comparsas, de los que se vale para tejer el argumento. Las ideas, tal y como se manifiestan en la imaginación del que las posee, un monólogo interior propio del lenguaje poético. Mirar hacia adentro por ser demasiado consciente de lo que te rodea, indagar en ti mismo por no reconocerse en el otro.

Leer a Virginia Woolf es escucharla hablando en un sillón apartado, en un rincón del salón. Sola. En penumbra. Largos párrafos suspendidos en el tiempo, paseos distraídos por la razón y la cordura.

"Un buen ensayo debe tener esta cualidad permanente; debe bajar su cortina alrededor nuestro, pero debe ser una cortina que nos encierra dentro, no fuera." (El lector común)


La Segunda Guerra Mundial la afectó de un modo especial, no dejaba de preguntarse cómo podían evitarse los conflictos bélicos y trataba de encontrar un modo de comprender el hecho irracional que impulsa a los seres humanos a destruirse por mandato de otro.

"No son las catástrofes, los asesinatos, las muertes, las enfermedades las que nos envejecen y nos matan; es la manera como los demás miran y ríen y suben las escalinatas del bus". (El cuarto de Jacob)

La figura y posición de la mujer de su época también formó parte de su canal de conversación interno.

"Las mujeres han vivido todos estos siglos como esposas, con el poder mágico y delicioso de reflejar la figura del hombre, el doble de su tamaño natural." (Una habitación propia)


Ahora se dice que su enfermedad era un Trastorno Bipolar, así de sencillo. Yo prefiero creer que se trataba de otra cosa. En este mundo, extraño y simple, se sobrevive mejor aletargado. No es mundo para los que se preguntan y buscan respuestas, primero en ellos mismos y después en aquello que les acompaña. Virginia era uno de esos raros especímenes que busca la razón en todo lo que la rodea, en sus propios pensamientos, que a veces le resultaban incomprensibles, en las personas que hacían y deshacían sus ovillos vitales.

El Tiempo. Las horas. Las olas.

"Y también en mí se alza la ola. Se hincha, arquea el lomo. Una vez más tengo conciencia de un nuevo deseo, de algo que surge en el fondo de mí, como el altivo caballo cuando el jinete pica espuelas y después lo refrena con la brida. ¿Qué enemigo percibimos ahora avanzando hacia nosotros, tú, sobre quien ahora cabalgo, mientras piafamos en este pavimento? Es la muerte. La muerte es el enemigo. Es la muerte contra la que cabalgo, lanza en ristre y melena al viento, como un hombre joven, como Percival cuando galopaba en la India. Pico Espuelas. ¡Contra ti me lanzaré, entero e invicto, oh Muerte!

Las olas rompían en la playa "


miércoles, 16 de septiembre de 2015

La insoportable levedad el ser



Esta obra, ambientada en Praga, es un relato escrito con lenguaje claro e irónico y cierto aire de misterio. Sí, misterio, porque dibuja unos personajes con tanto trasfondo que a la fuerza esperas que algo les suceda. Algo como la vida misma.
La recomiendo.

Los seres alrededor de los cuales gira la historia de este escritor checo, son dos parejas cuyas vidas se entrelazan en algún momento de su existencia y cuyas personalidades son tan distintas que en un plano de similitud jamás se habrían conocido. Los celos enfermizos de Teresa por Tomás, que por su parte tiene un deseo irrefrenable hacia todas las mujeres; el cándido idealismo de Franz, amante de Sabina, la pintora que pinta la realidad que se esconde tras el lienzo y cuya ansia de libertad la domina por completo.

He de decir que el personaje que más me cautivó fue el de Teresa; su absoluta conciencia de error, sus sueños, sus miradas al espejo, tratando de encontrarse a sí misma dónde solo ve a la madre que nunca la quiso.

Es una novela escrita para llegar al corazón pero que pasa irremisiblemente por la cabeza. La filosofía de Nietzsche, siempre presente, junto a una aproximación a la historia que vivió la Republica Checa en los años de la invasión soviética, son el decorado de la narración cotidiana de sus personajes.

Para Milán Kundera, "el Ser" adolece de una "insoportable levedad": ya que cada persona solo puede vivir una vida, no podremos "perfeccionarnos". Así, nuestra vida, se convierte en insignificante y nuestras decisiones, en algo irrelevante. Sin embargo, esas decisiones se nos hacen a veces insoportables. La insoportable levedad del ser.

Es sorprendente la importancia del personaje que encarna Karenin, el perro de Teresa y Tomás, que con su vida, repetitiva y monótona, hace que nos preguntemos si no será la suya la tan ansiada felicidad tras la que todos vamos.

Milán Kundera, que militó en el Partido Comunista en su juventud, no se reprime al criticar el socialismo que imperó en la Europa del Este durante la guerra fría. En 1968, a consecuencia de la invasión soviética de su país, sus obras se prohibieron y se quedó sin trabajo. Al leer la novela pronto te das cuenta que el escritor se convierte en protagonista de sucesos que les ocurren a sus personajes. Ahí está él, detrás de la grieta del lienzo.

Tuvo que esperar hasta el año 2006 para ver publicada la novela en su país.

lunes, 25 de mayo de 2015

Doce escritores que creen que se puede.




Lancé mi reto a los cuatro vientos para ver si había algún loco que quisiera apuntarse y ya son once escritores los que se han apuntado a remar conmigo.

Una novela en tres meses ya tiene un grupo de Facebook:





¿Las condiciones? Libertad total a la hora de crear, sin género establecido, sin temática ni extensión. Escribir lo que cada uno quiera, lo que su inspiración le dicte. La única premisa es: Una novela en tres meses y disfrutar del proceso.

Veremos en qué queda todo esto y qué tal nos va la experiencia. Yo, por lo pronto, lo estoy pasando en grande. 

viernes, 22 de mayo de 2015

Escribir una novela en tres meses


Cuando terminé el cuarto libro de mi saga, me quedé exhausta. Mi siguiente proyecto era escribir el segundo libro que pondrá el broche final a La tumba compartida, pero antes necesitaba algo que me ayudase a recuperar la fuerza narrativa. 

En ese momento estaba leyendo Mientras escribo, de Stephen King, y una de las cosas que me llamó la atención es que él opina que un escritor no debería tardar más de tres meses en escribir una novela. 



La primera impresión al leer eso fue: ¡Pero qué dice este tío! Pero durante el resto de la lectura no dejaba de pensar en esa premisa que era como un sonete machacón en mi cerebro: una novela en tres meses, una novela en tres meses... 

Al acabar su libro me dije, ¿y por qué no lo intentas? 

Así llegamos al día de hoy. Llevo nueve capítulos de este experimento que me sirve, además de como reto personal, también como divertimento. Porque os confieso que me lo estoy pasando en grande. 


No tiene título. De momento voy construyendo el esqueleto y dejo que las palabras fluyan. ¿Que saldrá de todo esto? Pues no lo sé, porque lo que empezó como una novela de género (algo a lo que no estoy habituada), poco a poco se va ramificando hacia otros lares, como me ocurre siempre. Así que, lo que iba a ser un proyecto sencillo y sin pretensiones, ha comenzado a complicarse. 



Yo sigo en mi empeño de ajustarme al plazo y no he dejado de comer y dormir, además de trabajar y otras cosillas, para cumplirlo. Veremos en qué queda esta aventura. Por cierto tengo una lectora menos 1 (si los que leen el primer borrador de tu novela se llaman lectores 0, los que la leen al tiempo que la escribes se llamarán menos 1, supongo).

Seguiremos informando...

sábado, 17 de enero de 2015

Los Vampiros Originales. El Quinto Sello III.

Me han preguntado muchas veces por qué me decidí a escribir una saga de estas características. 

Aunque en un primer momento pueda parecer extraño, no lo es. Soy una devota del siglo XIX y creo que la atmósfera gótica y el tipo de personajes que viven en esta historia podrían, perfectamente, vestir trajes victorianos.

A primera vista es una novela de género, con sus tópicos y emociones contenidas. Pero sus personajes no son de papel, son de carne y hueso: Lloran, ríen... y también sangran. 

¿Y por qué una adolescente como protagonista? Pues porque necesitaba a alguien "sin hacer" alguien capaz de aceptar lo inaceptable sin demasiado drama de por medio, sin el ¿por qué a mí? ¿por qué yo? Y eso solo lo pueden hacer los niños o quienes aún recuerdan que lo fueron.

La historia de amor entre los protagonistas es un clásico, es una de las manera que tiene el escritor de conectar las emociones del lector con las de los personajes. ¿Qué habría sido de Jane Eyre, sin su Rochester? ¿Y qué me decís de Elizabeth Bennet, sin Darcy? 

Ada es una adolescente como cualquiera de los muchos que veo a diario en mi trabajo. Como mi propia hija. Una adolescente con sueños adolescentes, que un día abre los ojos para ver que su mundo ha desaparecido. Todo en lo que creía era falso. Las personas a las que amaba eran unos completos desconocidos. Y descubre que lo que cuentan en las noticias son mentiras, lo que enseñan en la escuela son mentiras... 

Ada no siente la más mínima atracción por el mundo vampírico y preferiría cortarse ella misma la cabeza antes que ser uno de ellos. Pero no hay escapatoria. Porque, haga lo que haga, se va a convertir en un monstruo.



Los Vampiros Originales. El Quinto Sello III.


Quedan pocas escapatorias para alguien que tiene al enemigo en su interior. 

Después de salir de la Guarida, el hogar de los Cambiantes, Ada huye de Andrew y es captada por los Cautare Lumina. Con ellos aprenderá a defenderse y encontrará la fortaleza que necesita para enfrentarse a su destino. Pero los Vampiros Originales tienen órdenes de llevarla a La Forja y no cejarán en su empeño. De la mano de Andrew, Ada descubrirá que esconde un enorme poder y quiénes son sus Einherjar, guerreros incondicionales que jurarán protegerla. 


Nuevas visiones, nuevos personajes y una batalla final que llevará a nuestra protagonista hasta su temida comparecencia ante el Gran Consejo. 


Tercer libro de la saga El Quinto Sello, que se inició con Los Diletantes y siguió con Los Cambiantes. Todos ellos disponibles en Amazon.